CONTADOR DE VISITAS

Nueva York 2010

Imprimir artículo
Escrito: Israel, Maquetación y Fotografía: Carmen


Datos prácticos aquí



DÍA 3 DE JULIO-MADRID-AMSTERDAM-BOSTON- Berkeley Residence YWCA-Dirección: 40 Berkeley Street, Boston, Suffolk, 02116, USA

El Día 3 de Julio se supone era nuestro gran día, el primer día de nuestro viaje, el día que tanto habíamos esperado, ese 3 de julio también jugaba España los cuartos frente a Paraguay, el viaje implicaba que nos lo perderíamos pero, ¡qué leche! mejor irnos de viaje ¿no? En fin, lo que prometía ser un gran día resultó ser un absoluto chasco. Después de varias horas y de un lamentable trato por parte de klm-air france nos comunicaron que no volábamos, que hasta el día siguiente no había forma posible de volar, eso principalmente nos suponía que ya no tenía sentido viajar a Boston ¿para qué? Para estar medio día y después subirnos a un autocar 400km hasta NY, lo cierto es que la cancelación del vuelo alteró mucho nuestros planes, las largas horas de espera para que nos reubicaran en algún vuelo nos llevaron a coger confianza con nuestros vecinos de la cola hasta el punto que le pedimos a un tipo muy simpático canadiense que llamara a nuestro hotel en NY y nos reservase una noche más. Podríamos haberlo hecho nosotros pero con sinceridad, nuestro ingles no es muy bueno la verdad, así que este señor nos solucionó el problema en un minuto.

DÍA 4 DE JULIO MADRID-NY Hotel Hotel Stanford Address 43 West 32nd Street, Midtown Manhattan (New York), NY 10001

El segundo día del viaje resultó ser el primero y además resultó que ya no viajábamos a Boston sino a NY, perdimos día y medio en Boston pero ganamos uno en NY ¡ah y pudimos ver el partido!. Antes de continuar con el relato de los hechos queremos advertir a los lectores que la parte relativa a la ciudad de NY no será extremadamente extensa, principalmente porque en grupo viajaramuni ya existe un blog al respecto que entendemos muy completo y a fin de no repetirnos, no obstante trataremos de comentar cosas nuevas vistas o actualizar precios o situaciones que puedan resultar interesantes para el lector. Por fin tomamos rumbo a NY a primera hora vía París, tras un vuelo de lo más normal llegamos al aeropuerto JFK donde tuvimos que pasar los súper controles de los estadounidenses, son bastante intimidatorios y desconfían de todo, pero encima es que tampoco tienen mucha capacidad resolutiva, el tipo que te atiende sabe A y punto, no le preguntes por B que le bloqueas ja ja , bueno, esto es para los que viajen por primera vez a los EEUU, no os asustéis, no es para tanto, además una vez pasas la aduana la gente en general es muy agradable.


¡Esto es Nueva York !

En fin, tras los mencionados tramites una ciudad absolutamente ajetreada nos recibió, es julio (no hay que olvidarlo), el turismo está a la orden del día y por tanto estaba lleno de gente, largas colas para poder coger un taxi, finalmente comenzamos nuestra aventura americana subiéndonos al taxi de un Indio o un Pakistaní, (pedimos perdón por no saber distinguirlos). En cierto modo subir en un taxi neoyorkino es casi parte obligada de la experiencia, además no resultan excesivamente caros si lo comparamos con otras ciudades como Londres, el coste es de 45$ más tasas y peaje, total 55$, es una tarifa fija así que no os engañen.



Rockefeller Center Sant Patrick Cathedral

Cuando uno entra por primera vez a NY la sensación es muy impactante, ya desde lejos uno puede adivinar el perfil de Manhatan que es la principal zona que se visita. Así es, después de un trayecto de poco más de 40 minutos, el taxi nos dejó en nuestro hotel, para algunos ya era la segunda visita a NY por lo que esta vez le dimos mucha importancia al alojamiento aunque nos costara algo carillo, la ubicación en plena calle 32 en littel korea es todo un regalo, te permite desplazarte a casi cualquier parte andando, por lo que este hotel lo recomendamos encarecidamente, la habitación confortable, bien equipada y la atención del personal magnifica, además, el desayuno estaba incluido y consistía en bagels, donut, cereales y café con leche. En fin, enseguida dejamos las maletas y nos dispusimos a devorar la ciudad, teníamos una sensación muy extraña, los perjuicios sufridos con el retraso del vuelo nos hacían sentir como si lleváramos 2 días de viaje pero todo el mundo que viaje un poco sabe que el jet law como mejor se quita es tirando “pá alante”.

Sant Patrick´s Catedral



Plaza del Rockefeller Center

Lo dicho, dada la cercanía y ubicación del hotel tomamos rumbo a Times Square y alrededores, primer contacto con los súper edificios, con las luces de neón con los coches de policía, taxis, camiones de bomberos etc. etc., hay que decir que el calor era tremendo, pero realmente tremendo, los hedores y calores provenientes del metro se mezclaban con las altas temperaturas y con las ordás de turistas que por todas partes coexistíamos, pero bueno, es que esto es NY no una tranquila aldea asturiana.


Times Square


Una sorpresa nos esperaba en las pantallas gigantes de Times Squire, ¡pero cómo!, si era la selección española a bombo y platillo, estaban anunciando el próximo partido de España-Alemania, la semifinal que además veríamos por allí.



Times Square


Seguimos caminando por todo el área cercano, el Radio City Rockefeller center, la quinta avenida, Catedral de Sant Patrick, Empire State, Biblioteca etc. etc., entre paseo y paseo algún perrito caliente nos metimos entre pecho y espalda je je…seguimos durante largo rato recorriendo el centro de esta increíble ciudad hasta que la noche se nos echo encima, decidimos recorrer varias partes de litel korea que nos pillaba a mano y terminamos cenando en un Delis cercano al hotel, después regresamos al hotel a descansar ya que estábamos destrozados como suele ser habitual en estos casos.


Viajaramundi en Nueva York


DÍA 5 DE JULIO –NY- Hotel Hotel Stanford Address 43 West 32nd Street, Midtown Manhattan (New York), NY 10001.

Primer día que despertamos en NY, después de un magnifico desayuno (pero nada sano) comenzamos a recorrer la ciudad, tomamos dirección zona cero en el bajo Manhatan, fuimos zigzagueando y recorriendo varias zonas y barrios carismáticos, atravesamos el Village, Chealse, Canal ST etc etc, sin prisa pero sin pausa, bueno, sí que fuimos haciendo pausas, de vez en cuando nos metíamos en alguna tienda y salíamos con pantalones, camisetas, cinturones etc, Sí, es cierto, compramos y compramos, ¿Por qué? Pues porque no se puede negar que NY es una ciudad de compras y aunque sea desde una perspectiva práctica lo cierto es que tienen precios muy buenos como todo el mundo sabe, por ello es un buen lugar parar comprarse algunas cosillas, en nuestro caso viajamos casi sin pantalones para tener espacio en las maletas y hacer hueco a algunas prendas que sin duda queríamos adquirir, hay muchos outlet y sitios buenos para adquirir gangas, en el otro blog de NY podéis encontrar todos los detalles.



El barrio de Chealse


En fin, con los pies destrozados llegamos a la zona cero la cual prácticamente ya es irreconocible, el nuevo proyecto que se está llevando a cabo va viento en popa, avanza a pasos agigantados y poco queda que recuerde lo que allí paso. Comimos algo en un Delis de la zona, después unas pequeñas compras en el famoso Twenty Century One y alguna que otra zapatería por la parte de atrás. Con las mochilas llenas nos dirigimos a Batery Park, previa foto con el archifamoso toro, icono económico en prácticamente medio planeta. Tras recorrer toda la zona de batery park, nos subimos al ferry que lleva a Estate island, que resulta ser gratuito y que pasa justo al lado de la estatua de la libertad, podéis tomar unas buenas fotos y ahorraros unos cuantos dólares.


Zona Cero



Tras abandonar el barco y dada la cercanía entramos en la zona financiera de Manhatan, donde esta la bolsa de NY, este zona es muy agradable de recorrer, además hay bastantes bares con influencia irlandesa que invitan a sentarte en sus terrazas y observar a la gente pasar. Por cierto, hoy es cinco de julio, lunes, es fiesta porque ayer fue 4 de julio, así que esta zona parece el desierto del Gobi, no nos importa la verdad, el calor es asfixiante y al menos podemos pasear tranquilos.

Las vistas desde el barco

La estatua de la libertad y Manhatan
A lo lejos el puente de Brooklyn

Tras descansar un rato en un banco y recuperar el aliento decidimos subir hasta Times Square en metro ya que el cansancio comienza a apoderarse de nosotros, y efectivamente lo que recorrimos en horas ahora, han sido apenas 15 minutos pero es que la mejor forma de conocer una ciudad es pateártela, siempre que las distancias lo permitan claro está. Se nos hizo de noche, el ambiente en esta zona es increíble, el Empire State lo iluminan cada noche de colores, impresionante, NY tiene algo que ninguna otra ciudad tiene, eso lo percibe uno a los cinco minutos de estar allí, es realmente una ciudad eléctrica, viva, dinámica en fin…. El día no dió para mucho más, una breve cena y de nuevo a descansar.



La bolsa de Nueva York


Si miras hacia arriba y podrás ver esto
El metro de Nueva York


 El Empire State

DÍA 6 DE JULIO – NY

Amanece otro caluroso día en NY, en la televisión hablan de un ola de calor fuera de lo normal, el buen tiempo cuando uno viaja está muy bien, pero eso sí, que no suponga la absoluta deshidratación, en fin, hoy comenzaremos con la visita al famoso puente de Brooklyn, para ello tomamos el metro y de paso dimos previamente una vuelta alrededor del Madison Square Garden, ese mismo día toca LADY GAGA y los alrededores están llenos de adolescentes, pero bueno, como decíamos tomamos el metro hacia Brooklyn donde nos bajamos y dimos un breve paseo, lo cierto es que el concepto de ciudad es absolutamente diferente al de Mahantan, barrios residenciales y tranquilos que en ocasiones recuerdan a un pueblo.


Brooklyn sin duda es un lugar con muchos lugares interesantes pero nosotros no podemos dedicar demasiado tiempo así que dirigimos nuestros pasos al puente de Brooklyn, un modo muy habitual de ver este monumento es recorrerlo o bien desde Manhatan o a la inversa como hicimos nosotros. ¿El puente? Pues magnifico, en todos los sentidos, por las dimensiones, por lo que representa, por los materiales, por sus colores, pero sobre todo por las vistas y panorámicas que ofrece de todo Manhatan, realmente es imprescindible visitarlo y a cualquier hora seguro que tiene su encanto especial.
El famoso puente de brooklyn


Tras cruzar el puente decidimos comer algo en las cercanías de china twon, como casi siempre las opciones gastronómicas no son variadas, al menos las económicas, en fin, tras una hamburguesa y una pizza acompañados de una cerveza nos dispusimos a recorrer Chinatown, por cierto, son cerca de las 4 de la tarde y el calor es horrible, es de esos momentos en que uno se metería en una piscina y no saldría bajo ningún concepto, pero no hemos recorrido más de 5000 km para bañarnos en una piscina sino para exprimir esta ciudad, así que nos dispusimos a recorrer este barrio chino, hay que decir que el barrio chino de NY es el más grande del mundo, sin embargo a primera vista a nosotros la verdad no nos deslumbró, nos gusta más el de Londres que aunque infinitamente más pequeño no deja de ser más “cuco”, no obstante todo el mundo debería perderse en sus calles y darse cuenta de que realmente uno parece haber atravesado un continente y llegado a otro.


China Town

A nosotros nos atrae especialmente Asia, conocemos China, Japón, Corea y es cierto que puede que no seamos del todo objetivos con este tema. Después de un rato terminamos con Chinatown y enlazamos directamente con little italy, bueno lo que queda hoy en día son cuatro calles, sólo resulta interesante su visita si se quiere ir a cenar un buen trozo de pizza, por lo demás no es una zona de gran interés.

Dejamos atrás ambos barrios y atravesamos Manhatan rumbo a la 5ª avenida, tenemos que visitar la catedral de San Patrick que el otro día se encontraba cerrada, es magestusa, su enclave es muy poco habitual, rodeada de rascacielos, inmersa en la milla de oro más importante del planeta y sin embargo no desentona, es un remanso de paz dentro de la jungla de cristal, de gran belleza arquitectónica, pero lo mejor de todo es que es gratis, por lo que no podéis dejar de verla. Justo al lado de la catedral se encuentra el mausoleo de todo aficionado de baloncesto, la tienda de la NBA donde podréis encontrar prendas únicas y exclusiva a precios realmente asequibles, además, tiene cosas interesantes como poder comparar tu altura con la de jugadores de la NBA y encontrar joyas de museo como camisetas de Michael Jordan.


La entrada a la tienda de la NBA

En fin, con unos cuantos dólares menos en el bolsillo pero con varias camisetas seguimos rumbo sur hacia la biblioteca, por fuera la encontramos en obras pero por dentro estaba como siempre, impecable, es un lugar muy interesante para visitar, además, allí encontrareis una sala con wifi absolutamente gratuito donde puedes ir con tu portátil, netbook, pda etc y conectarte, y si no tienes ningún medio te dejan media horilla gratis conexión a internet en un ordenador, sólo tienes que llevar el pasaporte, así que es un lugar con doble aprovechamiento, la propia biblioteca y la conexión a Internet, nosotros gracias a las conexión gratis nos enteramos de una buena noticia, un aprobado en una asignatura que estábamos esperando.



Imágenes desde el interior la biblioteca

Los cielos de Nueva York al atardecer
Con la alegría en el cuerpo de nuevo nos metimos en el núcleo de esta ciudad (Times Square y alrededores) donde la vida es más dinámica casi de noche que de día, las luces de neón y el bullicioso público que por allí merodeaban apenas si dejan espacio para fotografiarte o respirar, pero esto es lo que veníamos buscando así que estamos encantados. Tras un largo paseo cenamos un trozo de pizza y una cerveza, ¡por dios, qué indigestión!, una de las pizzas era de pasta, no os la recomendamos sobre todo por la noche, menos mal que esa noche nos acostaríamos tarde ¿Por qué? Sencillo, nos queda una visita a lo alto del Empire State, vamos a hacerla nocturna, lo primero nos plantamos allí casi a las once y no pillamos mucha cola para lo que suele haber, eso si una vez arriba estaba tan abarrotado como siempre, la vista fue un pelín decepcionante, era tal la cantidad de contaminación mezclada con el calor que desde el suelo ascendía hacia arriba, había una especie de capa o neblina que no permitía una visualización nítida de la ciudad, aún así nos sentimos unos privilegiados por poder disfrutar de esta vista.

Interiores de Sant Patrick Cathedral

Después regresamos a nuestro hotel que estaba situado a sólo cinco minutos andando, en busca del descanso que tanto necesitamos, joe que dura es la vida del viajero independiente.

Vistas desde el Empire State



DÍA 7 DE JULIO – NY

De nuevo amanecemos en otro calurosísimo día, el asfalto te atrapa y te absorbe como si fueras pintura de señalización horizontal, hoy es un día especial, estamos en NY y España juega las semifinales de un mundial, llevamos toda la semana estudiando las diferentes opciones para ver el partido, esto sucede porque pensábamos que sólo transmitirían el partido en unos pocos sitios, pero lejos de nuestra inicial idea en los días previos hemos visto que lo retransmiten en muchos sitios (para nuestra sorpresa) no sabíamos que el mundial de fútbol tendría tanto seguimiento en EEUU.

Lo primero que hicimos fue darnos un garbeo alrededor del Madison Square Garden aunque nuestro objetivo era visitar las tiendas HB, tienda regentada por judíos que suele ofrecer precios muy competitivos en cuestiones tecnológicas, bueno al menos sobre el papel, lo decimos porque la garantía no te cubre fuera de EEUU y si quieres puedes hacer una ampliación de garantía que te sube cerca de unos 100€ así que bueno, de todos modos no deja de ser un lugar muy interesante de visitar. Allí hablamos largo rato con un dependiente venezolano que tenía muchísima curiosidad por visitar España y no paraba de hacernos preguntas y más preguntas.


Después cogimos allí mismo el metro y tomamos rumbo al MOMA, este museo se lo recomendamos absolutamente a todo el mundo, e incluso si los has visitado también es recomendable visitarlo de nuevo, las colecciones varían aunque hay una que es fija.

Algunas obras del Moma


En otros blog ya hemos hablado de lo que nos gustan los museos de arte contemporáneo, sobre todo porque no deja indiferente a nadie y porque la mayoría de las veces casi nadie tiene claro lo que esta viendo. En fin tuvimos que verlo un poco a la carrera, (el dependiente de la tienda nos ha hecho perder demasiado tiempo). Tras dos horas (un poco aceleradas) tomamos de nuevo el metro y nos acercamos a las proximidades del Empire State donde habíamos visto un montón de pub deportivos, los cuales son ideales porque hay muchísimas pantallas y desde cualquier perspectiva lo ves bien, resulta increíble pero los pubs estaban hasta la bandera, aún así conseguimos entrar a uno casi con el partido empezado y comer, teníamos una pantalla al lado así que lo disfrutamos muchísimo, además mientras comimos lo típico, hamburguesa etc….


Una ligera amburguesa para digerir el partido España-Alemania

El pub estaba lleno, muchos españoles pero más americanos, que parece simpatizan con España, pero nosotros pensamos que es porque la mayoría eran españoles, en cualquier caso parecían disfrutar. El resto de la historia, por si alguien no lo sabe se la contamos, ¡hicimos historia!


La victoria de España en semifinales

Por primera vez en nuestra historia nos clasificamos para la final de un mundial, esos momentos vividos además en el extranjero nunca lo olvidaremos, estamos seguros de ello, la gente por los alrededores de los bares cantaban y gritaban, algunos españoles y otros de allí, nosotros caminábamos con orgullo con ganas de que la gente identificara nuestras claras raíces españolas j eje… perdón por el entusiasmo pero es que son muchos años de decepciones. Dimos un garbeo tras el partido por Times Square donde encontramos varios españoles saltando con la camiseta de la selección y gritando vítores de ¡que viva España y esas cosas! Nosotros unimos rápidamente al pequeño grupo de irreductibles mientras el restos de la atestada plaza nos miraba entre divertidos y extrañados, después vimos en las noticias que el día de la final esto si que se lleno de verdad. En este capitulo sobre la selección hacemos un punto y seguido puesto que todo el viaje estuvo salpicado por felicitaciones y anécdotas relacionadas con el tema, no dejéis de leer el día que llegamos a Toronto en el que presenciamos las final.




La celebración de los españoles en Times Square


La verdad nosotros acudimos por la zona para comprar unos ticket y poder disfrutar de un musical en pleno Broadway, esta experiencia es también imprescindible cuando se visita NY, no porque sea una cosa muy típica sino más bien por el amplio abanico de la oferta de musicales y sobre todo porque los precios son mucho más económicos que en Europa. Ya mencionamos en nuestro blog de NY que la mejor opción es comprar en TKTS BOOTH las entradas el mismo día del espectáculo, sólo comentar que ha sido trasladado unos metros de donde estaba, actualmente no tiene perdida lo encontráis en pleno Times Squeare, se ve desde cualquier punto. En esta ocasión la obra elegida fue west side store, nos consto unos 60$ por persona, puede parecer un poco caras pero es que las entradas eran de primera, así que nos pareció muy barato. Por lo demás esa tarde aprovechamos para seguir con varias compras en MACY´S y alguna otra tienda etc, ya sabéis que si levis por aquí, que si pepe, convers etc etc ja ja, hombre hay que reconocer que los precios son realmente competitivos, después descansamos un poco en nuestro hotel tan maravillosamente situado, y después acudimos a nuestro teatro para disfrutar de uno de los mejores momentos del viaje, la obra fue impresionante, por la cantidad de actores, por el teatro, por su ubicación, por los escenarios, además con el añadido de que la historia es contada parte en español y parte en ingles, el caso es que disfrutamos muchísimo, nos encantó hasta tal punto que al día siguiente dudamos seriamente en ver otro musical (pero el presupuesto tampoco nos permite mucho). Después del teatro compramos algo de fruta y comida preparada, que tanto abunda por estos lugares y nos la comimos en la habitación de la que ya no salimos hasta el día siguiente.

DÍA 8 DE JULIO – NY

Hoy es el último día de nuestra estancia en esta magnifica ciudad, desayunamos y tomamos la 5ª Avenida rumbo a Central Park, pero antes una parada obligatoria en Saint Thomas Church cuyo interior resulta muy impactante. Entramos a Central Park por el sur, a la altura de la calle 59, qué se puede decir de este parque que la mayoría de la gente no conozca, es un gran parque urbano público de 341 hectáreas de extensión situado en el corazón de Manhattan, El parque tiene forma rectangular y unas dimensiones de 4.000 x 800 metros (más grande que dos de las naciones más pequeñas del mundo: casi dos veces más grande que Mónaco y casi ocho veces más que la Ciudad del Vaticano). Con unos 25 millones de visitantes al año, Central Park es el parque más visitado de los Estados Unidos. Nosotros opinamos que este concepto de parque (por muy famoso que sea) tiene sus limitaciones, es decir, vale Manhattan tiene un super parque pero es que el resto de este ámbito apenas si tiene zonas verdes, total que una persona que viva un poco alejada tiene que tomar bus o metro para disfrutar de este parque, Respecto a lo demás decir que la visita es muy recomendable, si se lleva niños existe un pequeño zoo en su interior además de otras atracciones, también hay muchos puestos de comida rápida así que si no se lleva un picnic pues siempre se puede comprar algo y comer allí mismo. Nosotros nos decidimos por esta opción, compramos algo de comida basura y nos sentamos a la sombra en una terraza del mismo establecimiento (hoy también hace muchísimo calor). Después de comer nos tumbamos en un trozo de césped y dimos una pequeña cabezada, el calor y la pesadez del estomago ya se sabe.


Entrando a Central Park, el mini zoo

Salimos del parque momentáneamente ya que a la altura de la calle 76 East Side se encuentran dos de los museos más importantes de la ciudad, El Metropolitan y el Guggenheim nywww.guggenheim.org. el Metropolitan tiene una de las mejores colecciones de arte del mundo, su visita es más que recomendable, el problema es que necesitas prácticamente un día entero, el Guggenheim, requiere menos tiempo pero es igual de recomendable. Tanto si tenéis tiempo como no para ver estos museos por dentro, es muy recomendable por lo menos acercarse y ver el exterior de ambos que sin duda llamará vuestra atención. Si tenéis suerte puede que coincidáis con músicos callejeros que rapean y bailan, nosotros tuvimos mucha suerte y pudimos disfrutar de todo un espectáculo.
Cantantes de Soul en la 5ª Avd.
Museo Guggenheim

Tras comprar un helado en el típico camioncito, regresamos al parque, por cierto desde la zona del lago hay una perspectiva única de NY, recorrimos este de norte a sur y en dirección a un punto de salida muy concreto cerca de la calle West 72 Th ¿Qué hay ahí? Pues el edificio Dakota (famoso por se el lugar donde un zumbao mató a Jhon Lenon) también dentro del parque existe un pequeño memorial donde todos los turistas se acercan a tomar una foto.


Homenaje a John Lennon

Finalmente salimos del parque por la zona suroeste, concretamente por Circle Columbus cuya única peculiaridad es que es sino la única si de las poquísimas glorietas que hay en esta ciudad, es recomendable pasarse por allí, primero porque tienes una perspectiva del parque muy fotogénica y segundo porque suele haber ambientillo en plan músicos callejeros o chicos rapeando y bailando. Seguimos andando el resto de la tarde, ya tenemos casi todo el bacalao vendido como se suele decir, atravesamos toda la calle 59 que limita con el parque de oeste a este (toda esta zona tiene muchísimo ambiente). Después rumbo sur, parándonos a cada momento, fotografiándonos, sorprendiéndonos con casi todo. Tras un rato llegamos al Waldorf Astorita (ah como nos gustaría alojarnos alguna vez aquí) donde nos colamos en el hall y dimos una vuelta para ver que se cocía allí, después de un rato de ver gente súper puesta y dado las pintas que llevamos decidimos salir de nuevo a la calle rumbo a la Estación Central (de trenes) majestuosa, de una gran belleza y tantas veces vista en las películas, además en su exterior hay un montón de locales con buen ambiente donde los yupis se toman unas cervezas después de una jornada de duro trabajo.

Imágenes de Central Park

Seguimos paseando por la ciudad y aprovechamos para cerrar las compras de última hora, después poco que contar, una cena y a la cama, NY llega a su fin, esta es la segunda vez que veníamos y tenemos la sensación de que volveremos así que no tenemos una sensación de tristeza, todo lo contrario, nos apetece subir a Canadá donde sin duda tendremos menos calor. Como conclusión pues ya sabéis, por supuesto que hay que venir a NY, es una ciudad que no os dejara indiferentes, todo lo contrario os asombrará, Nueva York hoy en día es una ciudad de lo más turística, es una ciudad de compras, es una ciudad con cultura, pero lo mejor es venir con bastante tiempo y si es posible disfrutar de otros barrios como Harlem o Brooklin y salir así de los puntos más explotados. Es una ciudad súper segura así que olvidaros de las películas y esas cosas que nos metieron el la cabeza, venir y simplemente dejaros llevar.

Comparte esta entrada

votar