CONTADOR DE VISITAS

Ávila, Ciudad de Murallas.

Imprimir artículo

Como viajeros inquietos que somos, no sólo nos gusta visitar a otros países, también nos gusta disfrutar de lo que tenemos en nuestra casa, en nuestro país, un gran país con grandes ciudades como Ávila. Situada a tan solo 111 Km de Madrid por la carretera A6 en menos de 2 horas . Tenemos costumbre de escaparnos de vez en cuando, dado que es una ciudad con un encanto especial debido a su gran nivel de conservación y por lo que fue declarada Patrimonio de la Humanidad en 1985. Y no es de extrañar porque ya en la lejanía uno puede observar la gran magnitud de su muralla medieval que a día de hoy se conserva intacta. 

Si vais a visitar esta maravillosa ciudad y os desplazáis en coche os aconsejamos aparcar a las afueras de la muralla, con alejaros un poco encontraréis aparcamiento fácilmente y así también podréis disfrutar de los parques colindantes a la muralla que son una delicia.


Ávila es una ciudad pequeña con apenas 60.000 habitantes, por lo que no necesita mucho tiempo para ser visitada, con un sólo día puedes disfrutar de esta maravilla de la historia si no tienes más tiempo disponible. Claro está lo ideal es pasar al menos un fin de semana, buscar un hotel en Ávila, hay muchos, son buenos y baratos en relación con otras ciudades europeas. Así podréis disfrutar mejor de sus gentes, cultura, monumentos y sus rincones escondidos. Pero sino, ya sabéis, no hay excusa para no dedicarle al menos 1 día a Ávila y seguro que querréis volver. Desde luego si se dispone de más tiempo os advertimos que toda la región esta llena de pueblos con encanto y lugares emblemáticos como la Sierra de Gredos.

Una vez que atraveséis cualquiera de las puertas de la muralla os vendrá un olor a historia similar a tantas ciudades medievales de toda Europa,   a cultura, a la importancia de la figura de Santa Teresa en la ciudad, aparte de la cantidad de iglesias, conventos, ermitas que encontraréis y casi siempre en ellas algún signo o alusión a la  Santa,  y como no, la Catedral del Salvador de Ávila. 

El casco antiguo tiene grandes reflejos de las ciudades romanas, y lo veréis claramente en las puertas de San Vicente y Gonzalo Dávila. No os perdáis el convento y museo de Santa Teresa, dicha construcción se realizó sobre la casa natal de la Santa. Dentro aparte de una pequeña exposición con reliquias de la misma y uno de sus dedos, podréis ver la habitación donde nación Santa Teresa de Jesús, la cual está situada en uno de los laterales del propio convento. A colación de esto, la última vez que hemos visitado esta ciudad nos encontramos a la puerta del convento a un chaval que narraba las historias acontecidas por la santa y que parecía que hacía de guía, así que suponemos que o bien este servicio está disponible en la oficina de turismo o bien, se ofrecen por allí. Es una curiosidad a tener en cuenta por si os pudiera interesar.

Otra de las construcciones que no os podéis perder es la Catedral del Salvador de Ávila, la entrada son 5€, a nuestro modo de ver es un precio elevado, pero si es la primera vez que visitáis la ciudad tenéis que verla. A parte de esto como ya hemos dicho anteriormente, simplemente recorriendo sus calles os encontraréis con muchos conventos, iglesias, palacios y demás, muchos de ellos son de acceso gratuitos, así que, no desaprovechéis la oportunidad.

Aparte de toda la historia que tiene la ciudad de Ávila, y que tampoco vamos a relatar aquí porque está escrita en mil sitios..una de las cosas que hay que disfrutar de esta ciudad y de esta región de España es  de su gastronomía, digna de degustar. No os podéis perder unas judías del Barco, unas patatas revolconas, las famosas yemas de Santa Teresa y entre otras muchas cosas como no, el chuletón de Ávila que es un pecado auténtico no probar. Debido a su interés turístico podréis encontrar una gran oferta a nivel de menús, desde el más básico por 10€ y al lado de la catedral, a precios muchísimo más elevados. Pero podréis encontrar menús degustación por unos 25€ con primeros típicos de la zona, como patatas revolconas, migas y judiones de la granja, y de segundo el famoso chuletón de Ávila, más el postre. Así es que, si el bolsillo os lo permite no dudéis en degustar un menú de estas características, eso sí, preparar un almax para después.


A nosotros siempre nos gusta compartir sitios con buenas vistas así que una última cosa que no os tenéis que quedar sin ver es esta maravillosa ciudad desde la distancia, y contemplar así su grandísima belleza. Para esto id al mirador de los cuatro postes, se encuentra en el margen izquierdo del río Adaja, desde allí hay una magnificas vistas de la ciudad y si la podéis contemplar al atardecer mejor que mejor.


Por todo esto, y por todo lo que vosotros mismos descubriréis visitando esta pequeña gran ciudad, no os podéis perder Ávila


Comparte esta entrada

votar

No hay comentarios: